Dedicación a la sacralidad de Fondo Bahá'í

Compilado por la Asamblea Espiritual Nacional de Azerbaiyán

Los Boletines de la Fuente Rugiente,

Historias y Proyectos de Recaudación de Fondos

El material en esta sección consiste de historias, publicación de boletines, proyectos de recaudación de fondos, experiencias personales y el viaje de uno a través de la transformación personal. Los lectores deben tener en cuenta que, a diferencia de las páginas anteriores de los Escritos Sagrados Bahá'ís, esta página se basa en impresiones personales y opiniones. El objetivo es generar un discurso en nuestra sociedad sobre nuestro rol individual en el mejoramiento del mundo, crear un ambiente de investigación y auto-realización, para despertar una visión hacia el verdadero propósito de dar lugar a la civilización mundial imaginada por Bahá’u’lláh, Para despertar nuestros espíritus hacia la generosidad, para desarrollar una comprensión más profunda del sacrificio y para fomentar la familiarización personal con la santidad del Fondo Bahá'í.

 

No es necesario decir que la mayoría de nosotros hemos venido a la Fe Bahá'í de las nueve religiones principales de todas partes del mundo. Traemos a nuestra comunidad Bahá’ís un entendimiento de lo que Dios esperaba de nosotros en las épocas pasadas. Pero debemos acercarnos a la Nueva Era de la conciencia de Bahá'u'lláh. Para hacer esto, tenemos que hacer un esfuerzo deliberado para entrenar nuestros corazones y mentes sobre la naturaleza de la generosidad y el sacrificio.

Bahá'u'lláh ha cambiado para siempre la definición de dar en el camino de Dios. Las religiones del pasado nos desarrollaron para dar "algo". Bahá'u'lláh nos lleva a desarrollarnos para dar "generosamente". Podemos hacerlo, pero tenemos que tratar de desarrollarnos. Dios es consciente de nuestras nuevas capacidades en esta Nueva Era de la adolescencia de la humanidad, y por lo tanto nos ha prescrito ser generosos y dar con absoluto sacrificio. 

 

Que las conversaciones sobre la generosidad y el sacrificio se conviertan en parte de nuestro servicio diario a la humanidad, y dondequiera que vivamos, practiquemos y desarrollemos estas características sagradas. Shoghi Effendi dice, debemos "dar continuamente por el bien de nuestros semejantes".