Dedicación a la sacralidad de Fondo Bahá'í

Compilado por la Asamblea Espiritual Nacional de Azerbaiyán

2. Grado de Sacrificio

y Mi Sobre 

... tal donación ha sido considerada en nuestras Enseñanzas como una obligación espiritual y un acto de sacrificio, que está estrechamente relacionado con el desarrollo espiritual del creyente individual.

La Casa Universal de Justicia

 

La importancia de contribuir reside en el grado de sacrificio del donante, el espíritu de devoción con que se realice la aportación y la unidad de los amigos en este servicio; Éstos atraen las confirmaciones de Dios y realzan la dignidad y el auto-respeto de los individuos y de la comunidad.

La Casa Universal de Justicia

Las palabras de generosidad, sacrificio y desarrollo espiritual van de la mano en las Sagradas Escrituras Bahá'ís sobre las contribuciones. El sacrificio parece ser el elixir que convierte las contribuciones en la confirmación divina y el desarrollo espiritual. Cuando empecé mi viaje, recuerdo lo desconcertado que estaba con tres nuevas frases que nunca había oído antes:. "Máxima generosidad", "grado de sacrificio" y "espíritu de devoción" Había leído brevemente acerca de "generosidad" en una Una historia que describe a un hombre rico dando dinero a los pobres en su lecho de muerte. También observé a ciertos individuos en nuestra comunidad que servían con un espíritu de devoción. Pero no tenía ni idea de cómo se medía el sacrificio, sin importar tratar de practicarlo al ofrecer sus contribuciones. Qué paradoja en la obra de nuestro Señor cuando una cosa material, tales como dinero, se utiliza para probar nuestra voluntad de sacrificio y nos llevan a un profundo crecimiento espiritual que nos permite "atraer a las confirmaciones de Dios y mejorar la dignidad y auto Respeto de los individuos y de la comunidad".

… Aquel que es la Verdad Eterna - exaltada sea su gloria - ha hecho que el cumplimiento de cualquier empresa en la tierra dependa de los medios materiales.

Bahá’u’lláh

 

¿Cómo expresamos el sacrificio en las contribuciones? Nuestras mentes se preocupan por las notas monetarias cuando empezamos a preguntarnos: "¿Debo contribuir 10 o 100? ¿Debo dar 1.000 o 5.000? ¿Qué diferencia harían mis 100 en el camino de Dios? ¿Cuánto es un sacrifico? ¿Y qué es poco egoísta? "Obviamente no hay respuestas a estas preguntas, porque los números no definen nuestra espiritualidad. Pero son parte de nuestro camino espiritual. Cuando consideramos los números, ponemos a prueba nuestra generosidad y nuestro sacrificio. Algunos bahá'ís siguen sus emociones al dar; Otros simplemente llegan a su bolsillo si surge la situación y dan lo que tienen; Sin embargo, otros escuchan el informe del tesorero y deciden si hay una necesidad de contribuir este mes. Aunque Dios es tan compasivo que acepta las contribuciones sinceras de todos, la pregunta sigue siendo: ¿Cuándo llegamos al "sacrificio"?

Shoghi Effendi, El Guardián de la Fe Bahá'í

…«No puede haber límites a las contribuciones ... Cuanto más se pueda dar, tanto mejor será, sobre todo en el caso de que tales contribuciones exijan el sacrificio de otras necesidades por parte del donante. Por supuesto, cuanto mayor sea el sacrificio, más mérito tendrá este a la vista de Dios. Porque después de todo no es tanto el valor material del donativo lo que importa, sino más bien la medida de la privación que resulta de tal ofrecimiento.

Shoghi Effendi

¡Cuán elocuentemente Shoghi Effendi aclaró la definición de "máxima generosidad" y "grado de sacrificio" en un solo pasaje! La razón de medida no parecen ser los números en absoluto, sino el "sacrificio de otras necesidades y deseos" y la "medida de privación que tales ofertas conllevan." Tenemos que encontrar la línea entre aportes confortables y contribuciones con sacrificio. Cuando he tomado una decisión consciente para poner fin a las contribuciones arbitrarias y enfocar mi atención en crear un equilibrio entre el sacrificio y el deseo en mi vida, la empresa se convirtió en una reevaluación de mi vida. Empecé a reflexionar, daba largos paseos para contemplar, me entrevisté a mí mismo, en la mesa con un lápiz y papel, respondí honesta y francamente a mis deseos, me di cuenta de lo mucho que tenía, y lo mucho que le debía, lo mucho que realmente Necesitaba, y donde podía cruzar el umbral del sacrificio.

 

Recuerdo muy bien que durante el proceso de reevaluación empecé a recibir confirmaciones de varios lados en forma de pequeños milagros. Por ejemplo, uno de mis parientes que me debía dinero durante mucho tiempo, aunque lo había olvidado, me llamó para hacer arreglos para  pagarme. Mi búsqueda finalmente me llevó a este pasaje acerca de la conexión entre el sacrificio y las confirmaciones de Dios.

Calcular                                                      y reevaluar                                                   las bendiciones

 

No es la cantidad de aportación la que es importante, sino el grado de sacrificio que implica, porque es esto lo que atrae las confirmaciones de Dios.

La Casa Universal de Justicia

Por lo tanto, me gusta pensar que incluso una mera búsqueda que indica a Dios que estamos tratando de dar un paso hacia el camino correcto y encontrar nuestro umbral de sacrificio puede atraer las confirmaciones de Dios. Al menos para mí lo fué. En una ocasión, Abdu'l-Baháa tomó una contribución y la besó porque Él inhaló de ella un soplo de sacrificio de una de Sus siervas de Dios.

Gloria Faizi, en "Historias sobre Fondos Bahá'ís", escribe el siguiente relato. En uno de los viajes de Hájí Amín a Tierra Santa, pasó por una aldea donde una mujer muy pobre le dio una pequeña moneda como su contribución al camino de Dios. Tomó la moneda y la guardó en el bolsillo antes de dirigirse a Tierra Santa. Tan pronto como llegó, Haji Amin fue aceptado en la presencia de Abdu'l-Bahá. Como de costumbre, presentó las donaciones que había recopilado junto con su informe a Abdu'l-Bahá, lo colmó con gratitud y alabanza por su incansable servicio en el camino de Dios.

 

Como incluso leímos en la última edición de The Roaring Fountain, que la integridad de Haji Amin no fue cuestionada, ya que él fue nombrado por Baha'u'lâh como Fideicomisario de Dios. Además, jamás había cometido un error en sus cálculos. Pero esta vez, para su asombro, cuando presentó 'Abdu'l-Bahá la bolsa de contribución, el Maestro miró amablemente a Hájí Amín en sus ojos y dijo que algo faltaba. Hájí Amín no podía creer lo que estaba oyendo y no podía hablar. Humildemente dejó la presencia de Abdu'l-Bahá en profunda angustia, porque no podía entender lo que estaba sucediendo.

 

Hájí Amín estaba tan angustiado que fue a su habitación en las lágrimas y cayó de rodillas para postrarse en oraciones y meditación. Mientras se postraba con la cabeza en el suelo, sintió un duro pedazo de metal debajo de su rodilla y de inmediato se puso de pie y buscó el metal pegado en su bata. Para su sorpresa, el metal era la misma moneda pequeña que la pobre mujer recibía como contribución. La moneda había pasado por un agujero en el bolsillo de Hájí Amín en el forro de su abrigo. Sin demora, tomó la moneda y se dirigió a la presencia de Abdu'l-Bahá quien inmediatamente colmó con Su amor y alabanza con Haji Amin. 'Abdu'l-Bahá, El Maestro, besó la moneda, diciendo que "Esto valía más que todas las demás ofrendas porque fue dado con el mayor sacrificio".

En esta gloriosa Dispensación, los tesoros puestos por los reyes y las reinas no son dignos de mención, ni serán aceptables en la presencia de Dios. Sin embargo, un grano de mostaza ofrecido por sus seres queridos será exaltado en la corte exaltada de su santidad e invertido con el ornamento de su aceptación.

Bahá’u’lláh

Una vez más el hombre a quien Bahá'u'lláh había titulado El Fideicomisario de Dios atraviesa la agonía de presenciar un incidente que lo acercó a los misterios del universo en contribuciones bahá'ís. Un gran número de contribuciones con muchos ceros permaneció en la bolsa, pero 'Abdu'l-Baha pacientemente esperó a besar la moneda pequeña.

 

La historia me enseñó dos lecciones muy importantes e importantes. Uno de ellos es que 'Abdu'l-Bahá era plenamente consciente de la contribución sacrificial hecha por la pobre señora antes de ser entregada a Tierra Santa. Este extraordinario concepto de que Dios es consciente de nuestras contribuciones en el momento de dar-y-no-en-el-tiempo de entrega-se discutió brevemente en la última edición de La fuente rugiente. Volveremos a este concepto en futuros boletines informativos cuando discutamos la divulgación de nuestra identidad en el sobre. El segundo mensaje importante en la historia es el comentario de 'Abdu'l-Bahá de que la moneda valía más que todas las demás donaciones. Me enseñó que si somos ricos o pobres, la tasa de sacrificio hará que nuestra moneda sea igual a todos los tesoros del mundo.

La importancia de contribuir reside en el grado de sacrificio del donador, el espíritu de devoción con el cual se realice la contribución, y la unidad de los amigos en este servicio; esto atrae las confirmaciones de Dios, y aumenta la dignidad y la autoestima de los individuos y de la comunidad.

La Casa Universal de Justicia

 

 

El viaje continúa …

 

Siguiente Capítulo: Mi Pobreza

This site is administered by the National Spiritual Assembly of the Bahá'ís of Azerbaijan.  The material presented here was first published in 2001 through 2006.  For questions regarding this site kindly 

contact us at:  AzerbaycanBahaiIcmasi@gmail.com

© All rights reserved